Llevar el oficio de Carpintero al nivel de profesionalización del trabajo.

Que los participantes además de aprender a hacer, sepan el por qué de hacerlo.

Un curso que podríamos dividir en un 80% de práctica y un 20% de teoría, necesaria para dar razón de lo que hacemos de manera justificada.