La innovación requiere de conocimientos que diversifiquen los puntos de vista sobre una misma realidad. Para lograr esta diversificación de puntos de vista es necesario desarrollar habilidades intelectuales para la selección, el análisis y el procesamiento de datos e información en ámbitos concretos de estudio y aplicación.

Por tanto, la habilidad en el manejo informativo remite al reconocimiento de avances  tecnológicos, científicos y técnicos propios de cada disciplina. Y también supone la capacidad para identificar modelos, métodos, teorías, sistemas de medición y referentes conceptuales desde los cuales se evalúa y valida la información que sirve para comprender y explicar asuntos concretos.